El Castillo de Egaña en Rauch

🕔 19 de Octubre de 2018

En la pequeña localidad de Egaña, en el Partido de Rauch, se encuentra una vieja mansión abandonada desde hace décadas, y que es conocida por los lugareños como “El Castillo de Egaña”.

Esta vieja mansión fue construida entre los años 1918 a 1930 por el arquitecto Eugenio Díaz Vélez, nieto del prócer argentino. Cuenta con 77 habitaciones, 14 baños y 2 cocinas.

La leyenda del Castillo de Egaña

El día de la inauguración ocurrió una tragedia: estaban todos los invitados en el castillo a la espera del dueño, que llegaría de Buenos Aires. Esperaron por varias horas hasta que llegó la noticia que nadie quería escuchar, el dueño no llegaría debido a que había fallecido. La noticia fue tan trágica e inoportuna que todos los invitados se fueron de repente dejando todos los preparativos para la fiesta, inclusive las mesas servidas. Por algún motivo, su única hija y heredera, nunca mas volvió al lugar y estuvo cerrado durante 30 años hasta 1960.

Como era de imaginarse, la gente se robó todo: muebles, adornos, piano, cuadros, canillas de oro, mármol de Carrara, etc.

En el año 1965, el gobernador Anselo Marini (UCRP) lo transfirió al Consejo General de la Minoridad (mediante decreto 5.178/65) con la intensión de convertirlo en un hogar/granja que, a la sazón, terminó convertido en un reformatorio, alojando a jóvenes con problemas de conducta. Hacia mediados de los ’70, y tras un asesinato que comprometió a uno de los internos, los menores fueron reubicados y el castillo quedó, una vez más, olvidado. Deshabitado. Abandonado, hasta el día de hoy.

Actualmente pertenece al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires.





Nota publicada: 19 de Octubre de 2018
Aún no hay comentarios

Escribí un comentario

Su email no será publicado.
Datos Requeridos*

Redes Sociales


Ultimos Comentarios

  • Guillermo Reveron

    Justas palabras Silvio. Que mas agregar!!! si Tiz,...

    Ver nota
  • Andrea Arrieta

    Docente de buena sepa, de las que enorgullecen la ...

    Ver nota
  • Esteban Gentil

    Excelentes y emotivas palabras. ...

    Ver nota